Qué es un comedón

Un comedón es el resultado del crecimiento anormal de las células que rodean los poros y de un aumento de la producción de sebo, haciendo que el canal del poro se obstruya.

Los comedones pueden ser abiertos, que son los conocidos como puntos negros o cerrados, en los que no se ve el poro y derivan a lesiones inflamatorias de la piel.

Por tanto, un producto cosmético no comedogénico será aquel que no ayude a la formación de comedones en la piel ni agrave el acné.

Que un producto sea untuoso o viscoso no significa que tenga características comedogénicas, un producto líquido puede ser más comedogénico que uno más denso. Los aceites, por ejemplo, aunque sean grasos, no tienen porqué favorecer la aparición de puntos negros.

Que un producto cosmético contenga ingredientes oclusivos para la piel, es decir, que no la dejen respirar y que retengan la humedad, no significa que el producto sea comedogénico. La relación entre oclusividad y comedogenicidad no está del todo clara, ya que existen otros mecanismos a tener en cuenta. Existen ingredientes que son comedogénicos pero que no son oclusivos.

Ingredientes como la vaselina, la parafina, la cera de abejas, la lanolina y otros aceites minerales no los encontraremos nunca en productos cosméticos que sean no comedogénicos ya que son muy oclusivos y se procura no añadirlos a estos productos.

Los ingredientes más comedogénicos son:

- Wheat Germ Oil (aceite de gérmen de trigo)
- Laureth 4 (surfactante y emulsificador)
- Cetyl alcohol (emoliente)
- Isocetyl Stearate (emoliente)
- Isopropyl Isostearate (emoliente)
- Isopropyl Myristate (emoliente)
- Myristyl Myristate (acondicionador, muy oclusivo)
- Octyl Stearate (emoliente)
- Oleth-3 (emulsificador y solubilizador)

También hay que decir que un producto cosmético se valora como no comedogénico por el mismo, no por sus ingredientes, es decir, que tendrá que pasar una serie de estudios clínicos para obtener el título de no comedogénico.

Acerca de estos anuncios