5 maneras de reciclar el vestido de comunión

Un vestido de Primera Comunión es rico en simbolismo religioso y empapado de tradición. Este vestido especial no debe colgarse en un armario después de la ceremonia. El vestido de comunión es parte de un momento muy especial en la vida de una niña.

La bata debe seguir teniendo un propósito significativo. Reciclar un vestido de comunión puede darle una nueva vida. El resultado final puede tomar muchas formas. El único criterio para reciclar un vestido de comunión y traerle recuerdos de la comunión

¿Por qué reciclar un vestido de comunión?

1. Pase la información

Pase un vestido de comunión a familiares o amigos. Compartir un vestido tan especial puede ser una experiencia especial. Puede crear vínculos y continuar con las tradiciones o iniciar otras nuevas. En la práctica, compartir puede reducir los costos para otras familias. A veces algunas alteraciones pueden crear un aspecto completamente diferente para el siguiente usuario.

2. Preservar el Vestido

A corto plazo, los vestidos de Primera Comunión pueden ser utilizados para otras ocasiones especiales. Son adecuados para ceremonias religiosas o incluso para cenas especiales y fiestas navideñas. Sin embargo, si usted planea preservar el vestido para su uso en los próximos años, debe seguir los procedimientos de preservación adecuados. Para evitar que se produzcan daños con el paso del tiempo, debe consultar a un especialista en conservación. De lo contrario, deberá adquirir un kit de conservación.

Si usted está pasando un vestido poco después de la ceremonia, no necesita tomar estas medidas preventivas. Sin embargo, siempre debe seguir los procedimientos de limpieza adecuados después de su uso. Considere un limpiador profesional para obtener los mejores resultados.

3. Sea caritativo

La caridad, como el reciclaje, puede tomar muchas formas. Deje caer el vestido en una tienda de segunda mano para que alguien lo compre a un precio bajo. Algunas organizaciones benéficas incluso dan vestidos a los necesitados. Algunas organizaciones venden ropa formal y utilizan los fondos para un proyecto que vale la pena.

Algunas tiendas de ropa formal reciclan los vestidos y donan un porcentaje de las ganancias a la caridad. Organiza tu propio proyecto de caridad e involucra a tu hija. Haga una venta privada pero discuta con el niño cómo puede usar el dinero para beneficiar una causa caritativa. Los niños pueden ofrecer sugerencias muy creativas.

Dale al tejido una nueva vida

La tela del vestido de Primera Comunión puede ser usada de muchas maneras creativas. El uso de la tela trata sobre la vida renovada, el nuevo propósito y la expresión sincera. La creatividad es exactamente lo contrario de la destrucción. Hay muchas razones para sentirse feliz por el reciclaje creativo de un vestido de comunión.

4. Hacer una cesta de la muchacha de la flor

Una cesta de la muchacha de la flor es increíblemente hermosa en sus el propios. Pero si alinea la cesta con un tejido muy especial, su belleza y significado alcanzan un nivel totalmente nuevo. Utilice el material de un vestido de comunión para las canastas de la florista en una boda familiar. Tal vez alguna tela podría ser guardada para el día de la boda de su hija.

5. Lleve algo especial

Si te gusta coser, puedes convertir fácilmente la tela de un vestido de comunión en un bolso único. El satén, las perlas y las flores del vestido trabajan juntos para crear un bolso precioso. Añade un práctico y bonito cordón y un lazo blanco para hacer un accesorio increíble.

El bordado personalizado siempre añade un toque especial. Use el nombre del niño, la fecha de su Primera Comunión, o incluso un símbolo religioso. Si usted es de origen irlandés, puede que desee bordar el Claddagh o el trébol. El bolso único en su clase puede ser usado para futuras ocasiones especiales e incluso para pasar a la siguiente generación.

Please follow and like us:

Deja un comentario