Hábitos que pueden dañar la piel

piel

Lucir un rostro perfecto no es una tarea fácil. Requiere ciertos hábitos y rutinas básicas de limpieza facial que no se deben pasar por alto, ya que el sol, el tabaco, el estrés, la mala alimentación, el alcohol, la baja hidratación y no dormir bien son sólo algunos de los factores que están dañando constantemente nuestra piel. Qué se debe aplicar diariamente? Qué cosas se han o no se deben hacer?

Errores en el cuidado de la piel

Exfoliación excesiva
Es algo tentador, pero muy perjudicial a largo plazo, ya que pule demasiado la capa superior de la piel. En realidad estás sacando la barrera protectora que tiene tu piel, ya que, una vez retirada, la piel está expuesta a toxinas ambientales y el daño solar, lo que provoca el envejecimiento. Exfolia’t como máximo una vez por semana.

No limpiarla correctamente
Puedes ser diligente en la eliminación de maquillaje, pero sabes si estás usando el limpiador adecuado para dejar la piel en óptimas condiciones para su renovación nocturna? Busca un limpiador que contenga los ingredientes adecuados: cosas como antioxidantes para protección, ácido salicílico para ayudar a limpiar los poros, hamamelis, que actúan como astringente natural …

Dormir con una funda de almohada de algodón
El satén o seda minimiza las arrugas permanentes. Presionar tu cara continuamente contra una funda de almohada provoca traumatismo en la piel, y con el tiempo este trauma, agravado por la fricción con el algodón, puede causar arrugas permanentes, ya que el colágeno se rompe.

No usar protector solar todos los días
no es sólo para la playa: la mejor protección contra el envejecimiento de la piel es una buena defensa a base de protector solar. Úsalo cada día, y busca uno que tenga un factor de protección de 30 o más y sea de amplio espectro, que ayuda a proteger de los rayos UVA (así como de los UVB), que se sabe que causan fotoenvejecimiento de la piel . También se aconseja aplicar protector solar en el pecho y en la parte superior de las manos cada día.

Tomar duchas de agua demasiado caliente
Después de un día complicado, una ducha caliente puede ser todo lo que necesitas para reencontrar la relajación, sobre todo en invierno. Pero el agua caliente no tiene efectos muy positivos para la piel; de hecho, le quita sus aceites naturales y la deja seca. Se recomienda tomar duchas tibias, no calientes, y terminar con una ducha rápida con el agua fría.

No hidratar la piel grasa
Independientemente del tipo de piel, es imprescindible hidratarla diariamente y aplicar crema de día y de noche. Es un error muy común que las personas con una piel grasa eviten las cremas hidratantes. De hecho, es vital que incluso la piel aceitosa se hidrate, ya que sin hidratación la piel compensará en exceso esta falta con más grasa, dando lugar a brotes de acné y una textura desigual de la piel. Toma nota: la hidratación añade agua a la piel, no aceite ni grasa.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario